En 2010 nace la asociación “Espacios Nórdicos de Aragón” con un doble objetivo. Por un lado, el de desarrollar este sector por dos vías, la turística y la deportiva, aunando esfuerzos en su mejora constante. Por otro, el de reivindicar los espacios nórdicos dentro del sector de la nieve en Aragón.

El cambio de denominación de circuitos de fondo a “Espacios Nórdicos” resume la evolución y las posibilidades de estas áreas. Hasta hace unos años, los circuitos de esquí de fondo circunscribían su actividad a la práctica de este tipo de esquí. Hoy por hoy, en los circuitos aragoneses de esquí de fondo podemos realizar infinidad de actividades: desde las cada vez más populares raquetas, hasta la práctica del esquí de backcountry, descenso en trineos, escalada en hielo, ascensos, trineos de perros (mushing) o fabricación de iglús.

Además, los espacios nórdicos, por sus características de situación y actividad, están a tu disposición también en verano, ya que ofrecen un gran número de posibilidades dentro de los deportes de aventura con las mismas infraestructuras.

Los 7 espacios nórdicos de Aragón tienen 42 pistas que suman 126 kilómetros.

La nueva Asociación de Espacios Nórdicos de Aragón está presidida por Mario García, también director del espacio nórdico de Llanos del Hospital.